Toma de posesión como párroco de la iglesia la Anunciación de Nuestra Señora y San Juan XXIII de Sevilla, del misionero idente P. Juan Manuel Morilla Delgado

PosesiónSevillaEn una ceremonia litúrgicamente brillante, cuidada con esmero por el grupo de liturgia de la parroquia, el pasado domingo día 20 de septiembre de este año 2015, el misionero Idente P. Juan Manuel Morilla Delgado se convertía en el párroco de La Anunciación de Nuestra Señora y San Juan XXIII.

PosesiónSevilla

En una ceremonia litúrgicamente brillante, cuidada con esmero por el grupo de liturgia de la parroquia, el pasado domingo día 20 de septiembre de este año 2015, el misionero Idente P. Juan Manuel Morilla Delgado se convertía en el párroco de La Anunciación de Nuestra Señora y San Juan XXIII, tras el ofrecimiento a nuestra Institución de la misma en marzo pasado por el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Peregrina. Es una parroquia con mucha vida, situada en la barriada de Juan XXIII no distante al centro, que en Sevilla por su trazado es muy amplio.

El acto fue presidido por D. Rafael Muñoz, vicario arzobispal de la zona, en una misa concelebrada por el P. José María Sierra Carrizo, quien representaba al Presidente del Instituto, por el párroco saliente P. Rafael, y el hasta entonces vicario P. Emilio. La liturgia rica en su simbolismo permitió a los presentes apreciar los signos que adornan el itinerario pastoral del párroco en hitos concretos: la presidencia del presbiterio, la pila bautismal, el confesionario, el sagrario y el ambón donde se proclama la Palabra. Todos estos símbolos fueron recorridos por nuestro hermano y el vicario insertando entre ellos cánticos interpretados por el coro parroquial.

En su homilía el vicario arzobispal, se fijó en el evangelio del día subrayando, entre otras cosas, que el párroco debe ser el servidor de todos. Antes había señalado el peligro del afán de poder, causante del declive de cualquier comunidad. Es la caridad, manifestó, la que ha de presidir la vida de todos. Apuntó también al hecho de que la parroquia celebraba ese año sus bodas de oro, con lo cual el nuevo párroco se encontraba ya un campo abonado para su misión pastoral, que auguró llena de frutos apostólicos, no sin la labor de los anteriores párrocos.

Al final del acto, el P. Juan Manuel hizo un recorrido por lo que fue su vida desde su nacimiento, entrelazando los hitos de su acontecer como misionero idente y el sueño que nuestro Padre Fundador tuvo para Sevilla. Culminando el acto el P. José María habló en nombre del Presidente agradeciendo la confianza que se había depositado en nuestra Institución con esta misión.

La ceremonia fue seguida por una iglesia abarrotada de gente que aplaudió en varios momentos. Se hallaban presentes, además varios misioneros y misioneras, miembros de la Familia Idente y de la Juventud Idente de Sevilla y otros amigos.

PosesiónSevilla2 PosesiónSevilla3
PosesiónSevilla4 PosesiónSevilla5