Mes de las misiones en el Pérez Pallares de Quito

2014 11 14 Act Quito 14

En este mes de las misiones, todo el Instituto Pérez Pallares nos pusimos en misión, con tanto afán que, hasta el último día del mes de Octubre, tenía la misma alegría y el sentido de misión que la fecha del lanzamiento del mes misionero con la Eucaristía y el sacerdote africano John Mary Sekayima.

2014 11 14 Act Quito 14

En este mes de las misiones, todo el Instituto Pérez Pallares nos pusimos en misión, con tanto afán que, hasta el último día del mes de Octubre, tenía la misma alegría y el sentido de misión que la fecha del lanzamiento del mes misionero con la Eucaristía y el sacerdote africano John Mary Sekayima.

Él les contó la misión qué realizaban los misioneros en su tierra cuando él era niño y joven en África. Este testimonio hizo que los corazones de los niños y de los jóvenes nuestros entendieran que ser misioneros implica amar mucho a Dios y entregarse sin medida alguna al prójimo como nos lo enseña el Papa Francisco. Los profesores ofrendaron cuarenta y dos huchas en la misa para que al final de ella, el P. John les enviara en misión y, al mismo tiempo que los bendecía, entregó a cada presidente de curso, la hucha de las misiones para que hicieran cada día una colecta antes de ir a recreo a comprar algo para comer y entregarlo al final a las Obras Misionales Pontificias.

Cada semana tuvo un lema y compromiso misionero: La primera fue oración; la segunda, sacrificio; la tercera, cooperación misionera; y la cuarta, acción de gracias; recordando cada día, en la hora de la oración, que la Iglesia es misionera y está invitada por su naturaleza a salir a otros continentes que todavía no conocen a Dios. Cuatro eran los lemas que tenían los niños y los jóvenes, tomados de las cuatro expresiones del Papa Francisco con que se realizó la animación de este mes: “No nos dejemos robar el entusiasmo misionero”; No nos dejemos robar el ideal del amor fraterno”; “No nos dejemos robar la fuerza misionera”; “No nos dejemos robar la alegría evangelizadora”. Textos todos del Evangelii Gaudium. Además, cada semana estaba representada con un símbolo misionero con los cinco colores de los continentes en pulseras, cintas para el cabello o corbatines y lazos, para ayudarles a recordar que debían ser misioneros también con su familia y con todos aquellos con quienes se encontraban.

Se organizaron juegos misioneros a la hora del recreo. Esta actividad les encantó por su espíritu misionero. El premio consistió en un crucifijo para el aula como el que lleva el Papa Francisco.

Al cierre de la campaña de Octubre Misionero se les entregó la cruz misionera desde primer año de Básica hasta tercero de Bachillerato. Tanto niños y jóvenes estaban sorprendidos y admirados llevándose el compromiso de continuar orando por las misiones. Entendimos una vez más que, como dice San Pablo: “La fe se fortalece dándola”. Oración, compromiso y evangelización fue lo que niños y jóvenes dedicaron a todos los misioneros del mundo.

2014 11 14 Act Quito 1 2014 11 14 Act Quito 9
2014 11 14 Act Quito 10 2014 11 14 Act Quito 7
2014 11 14 Act Quito 4 2014 11 14 Act Quito 11